Cómo nos llaman a los árbitros de fútbol por el mundo

Publicado el 3 de noviembre de 2013

Doy fe de que a muchos árbitros nos han llamado de formas muy diversas en el ejercicio de nuestra profesión. En ocasiones, porque no admitirlo, hasta se nos ha escapado alguna que otra sonrisa disimulada al escuchar las “trabajadas” ocurrencias que nos llegaban de mas allá de la banda.

En la presente entrada nos acercaremos a cómo nos llaman en otros lugares del mundo y a qué se deben las diversas acepciones que tienen como punto de mira al árbitro de fútbol. Seguro que esta entrada resulta cuando menos curiosa para todos aquellos y aquellas que conformamos la extensa familia del fútbol.

En México nos llaman silbantes.

Una forma muy acertada porque no decirlo, ya que nos vincula directamente con nuestra principal herramienta de trabajo, el silbato. En este caso la acepción está clara.

En Ecuador somos los de la ocarina.

En Ecuador aún en día se nos llama en medios periodísticos como <los de la ocarina>. La ocarina es un instrumento musical de viento hecho de cerámica o metal, de forma ovalada, con ocho orificios y de timbre muy dulce. Es un instrumento descendiente de los primitivos silbatos hechos de barro o de hueso.

Este sonido se puede comparar con el viento que sopla en las quebradas de los montes o cordilleras. Se usa en Bolivia, Perú, norte de Chile y toda Mesoamérica.

Esos hombres de negro…

Esta acepción parece ser que corresponde al periodista costarricense Carlos Arturo Rueda Calderón, popularmente conocido como “El Colorado”, quien creó el legendario programa Momento Deportivo (1937) en la radio colombiana. A él se atribuye el que a los árbitros se les llamase por primera vez en medios periodísticos en América Latina. Según cuentan los entendidos ningún narrador de fútbol en Colombia marcó más historia que Carlos Arturo Rueda Calderón.

La explicación de esta extraña acepción parece ser que se debe a que antiguamente los nazarenos vestían ropa negra, como los árbitros de antaño; y porque los nazarenos eran personas que no estaban de parte de nadie, como el árbitro, que debe ser justo en sus apreciaciones y no tener favoritismo alguno.

Referee.

Más reconocida por todos nosotros por su acepción del inglés, quizás no conozcas que la palabra fue originalmente utilizada en 1621 para referirse a alguien elegido por el Parlamento Británico para examinar aplicaciones de patentes. Posteriormente, y ya en 1690, la palabra se usó por primera vez para hacer referencia a un árbitro en una disputa. Mucho más tarde, hacia 1840, comenzó a ser usada en deportes para referirse al juez del juego, tal y como se usa hoy en día.

Comentarios y trackback no están actualmente permitidos.

Comentarios están cerrados.

Contact Us