El protocolo que debe conocer todo árbitro y delegado de campo

Publicado el 16 de noviembre de 2013

Protocolo de actuaciones contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el fútbol.

no-al-racismo-1-520x300

FIFA dice <No al racismo>.

FIFA reconoce que tiene la responsabilidad de liderar el camino hacia la abolición de todas las formas de racismo y discriminación en el fútbol. <No al racismo> es el mensaje que FIFA traslada a millones de personas a través de un medio, el fútbol, pero ¿cómo hay que actuar cuando en un partido acontecen actos racistas?

Protocolo de actuaciones contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el fútbol.

Todo árbitro, delegado de equipo o de campo, entrenador e incluso futbolista, debe conocer cuál es el protocolo que el director de la contienda debe seguir cuando en un partido acontecen actos racistas o xenófobos.

Según la Real Federación Española de Fútbol, el árbitro debe seguir el siguiente protocolo:

1.- Debe dejar constancia en el acta del partido sobre todo tipo de ofensas o incidentes racistas en que tomen parte tanto los participantes como el público.

2.- La paralización o interrupción momentánea de los partidos donde se produzcan conductas racistas, xenófobas o intolerantes -tanto de obra como de palabra- es una facultad reservada a los árbitros.

3.- Cuando el árbitro haga uso de la facultad prevista en el apartado anterior instará al organizador para que transmita –a través de la megafonía y de los sistemas audiovisuales del estadio- mensajes que condenen ese tipo de conductas y que insten a los asistentes a observar un comportamiento respetuoso con todos los participantes. Cabe señalar en este punto que todos los agentes participantes en el juego (directivos, cuerpo técnico e incluso jugadores) pueden aportar su “granito” de arena, el ejemplo más claro es ver a los componentes de un equipo pedir activamente a sus aficionados que cesen en su conducta de proferir, por ejemplo, gritos o insultos racistas contra jugadores del equipo oponente.

4.- Cuando el árbitro considere que las ofensas o conductas racistas, xenófobas o intolerantes revistan suma gravedad, y antes de adoptar la decisión de suspender el partido, agotará las vías dirigidas a lograr que prosiga su celebración. En este sentido, consultará sobre la conveniencia de adoptar semejante decisión a los capitanes de ambos equipos y a los mandos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad desplegadas, y ordenará al organizador que difunda -a través de la megafonía y de los sistemas audiovisuales del estadio- la posibilidad de acordar la suspensión en caso de que prosiguieran los incidentes en cuestión.

Comentarios y trackback no están actualmente permitidos.

Comentarios están cerrados.

Contact Us