Las 3 zonas del equipo arbitral

Publicado el 2 de abril de 2014

El equipo arbitral, al igual que los futbolistas, delimitan diferentes zonas de trabajo en el terreno de juego para acertar en la toma de decisiones.

tres-zonas-arbitro

Objetivo: cubrir las diferentes zonas del campo y acertar en la toma de decisiones.

Los árbitros asistentes ayudan al árbitro a dirigir el partido conforme a las Reglas de Juego. Durante el desarrollo del encuentro son infinitas las acciones del juego que deben ser valoradas por el equipo arbitral: saques de banda, de meta o de esquina, faltas, aplicación de la ventaja, posiciones de fuera de juego activo…

Una premisa central en todo equipo arbitral es la siguiente: <hay que acertar y evitar llevarse la contraria en la toma de decisiones>. Para lograr este objetivo antes del inicio del encuentro deben establecerse las pautas de actuación de cada miembro del equipo arbitral en su zona de influencia.

Aunque cada “maestrillo tiene su librillo“, con carácter general las pautas que suelen establecerse son las siguientes:

Zona 1.
  1. El asistente señala la dirección de los saques de banda y de las faltas, así como los saques de esquina o saque de meta de su zona de influencia.
  2. En faltas ubicadas en sus cercanías, y a requerimiento del árbitro, puede entrar en el terreno de juego para determinar la distancia de los 9,15 metros y facilitar la fluidez del juego.
  3. Los jugadores suplentes deben calentar en su zona de influencia, preferiblemente en la zona de la banda y subsidiariamente y cuando no haya espacio suficiente en aquella, en el exterior de la línea de meta y sin llegar al área de penal.
  4. La toma de decisiones corresponde en un 99 % al asistente nº 1.
Zona 2.
  1. El árbitro tiene en principio control visual y espacial sobre esta zona.
  2. Los ojos y determinación del asistente son cruciales en jugadas no advertidas por el principal (ángulos muertos, aglomeración de jugadores, campo visual limitado…).
  3. Acciones dentro del área de penal en zonas más cercanas al asistente: la coordinación entre árbitro y asistente es central en estas jugadas, tanto en la señalización de un posible penalty, como en la indicación de que un atacante ha simulado ser objeto de infracción o ha controlado el balón con la mano.
  4. La toma de decisiones corresponde en un 70 % al árbitro y en un 30 % al asistente nº 1.
Zona 3.
  1. El desplazamiento del árbitro sobre el terreno de juego, sobre todo cuando el juego se desarrolla en la zona 1 y zona 2, puede provocar que haya acciones del juego en la zona 3 que escapan a su control visual.
  2. El apoyo del asistente nº 2 es muy valiosa en estos casos, el cual lejos de estar relajado, debe “cubrir las espaldas” del principal: agresiones, agarrones en el contraataque, jugadas de área…
  3. La toma de decisiones corresponde en un 90 % al árbitro y en un 10 % al asistente nº 2.

En partidos donde se usa el intercomunicador o <pinganillo>, la comunicación y apoyo informativo suele ser más extenso y sobre todo más fluido. Los árbitros asistentes deben “mojarse”, muy especialmente, en las jugadas polémicas de sus zonas de actuación.

>>>>> Si te ha gustado esta entrada te animamos a que la compartas. Si quieres recibir nuestras nuevas publicaciones en tu email subscríbete en este enlace: Subscríbete

Comentarios y trackback no están actualmente permitidos.

Comentarios están cerrados.

Contact Us